Consiste en utilizar un bastidor metálico construido mediante perfiles de acero electrosoldados y recubrimiento epoxy-poliester como esqueleto del módulo y sobre éste, se ensamblan los paneles.  Las bisagras, guías de cajones, ruedas y rodamientos de deslizamiento, se fijan al módulo aprovechando la resistencia adicional que aporta el bastidor metálico.

Frente al sistema tradicional de módulos de madera encolada: Protección contra humedad en paneles laterales, zonas de contacto con el suelo en chapa de acero con recubrimiento epoxy-poliester más resistente a la humedad y ausencia de encoladuras. Frente al sistema tradicional de módulos íntegramente metálicos: Mayor aislamiento acústico, térmico y eléctrico.